12 de noviembre de 2012

EL PODCAST, LA HERRAMIENTA QUE LE ABRE LAS PUERTAS A UNA NUEVA RADIO

Por: REDACCIÓN DIARIOADN.CO  - Bogotá | 01/11/12


Nuevas herramientas tecnológicas han permitido que la gente pueda trasladar la experiencia de la radio tradicional a Internet.


INTERNET HA TRANSFORMADO LA FORMA DE SINTONIZAR EMISORAS Y TAMBIÉN LA MANERA DE ESCUCHAR MÚSICA.
Desde los orígenes de la radio, cuando era escuchada en aparatos gigantescos que lograban congregar a toda la familia, hacia la década de los años 20 o 30, la forma de escucharla ha venido transformándose. (La radio juvenil, en el ojo del huracán)

Mientras que, por ejemplo, en la década de los 80 o 90 era esencial estar “pegado” a la radio para escuchar el más reciente sencillo de tu artista favorito, y luego debías seguir sintonizado para poder escucharlo otra vez, ahora es más sencillo conseguirlo por Internet, donde se puede escuchar cuantas veces se desee.

Si se es muy específico habría que decir que en realidad no hay radio en Internet, pues no puede ser radio como tal en cuanto no usa ondas. Pero, como igual transmite sonido, solo que a través de otro medio, y para poder asignarle un nombre, se suele utilizar ese término: radio por Internet.

Esto no significa que deje de existir la radio que tradicionalmente conocemos, que sale de un artefacto al que llamamos radio, en el que sintonizamos un dial para escuchar la programación de determinada emisora. Lo que sí significa es que la radio tradicional debe empezar a convivir con emisoras que se transmiten por Internet, que llegan con nuevas ideas. (Programas polémicos en la radio juvenil / Infografía).

Por una parte, las emisoras en Internet son una ampliación de las emisoras radiales, pues la mayoría de emisoras ya constituidas crearon también páginas en las que se puede escuchar en directo su programación. Esto, más que una innovación vendría siendo una expansión de la experiencia sonora.
El Podcasting

Pero el ‘Podcasting’ sí es una herramienta tecnológica que empezó a cambiar la forma de escuchar de la audiencia.

El ‘podcasting’ básicamente consiste en poner a disposición del público, en una página de Internet, un archivo de audio que las personas pueden descargar desde su computador y escucharlo en el momento que quieran.

Esto significa que, por ejemplo, los aficionados a determinado programa radial ya no tienen que sintonizar una emisora, cierto día a cierta hora, para escuchar su programa favorito, sino que pueden hacerlo cuando quieran, descargarlo, y escucharlo las veces que prefieran.

Esto les da una cierta independencia a los radioescuchas, que de alguna manera se convierten en los programadores de sus propios contenidos, un proceso que ya se venía presentando cuando los oyentes llamaban a las emisoras tradicionales o les enviaban un mensaje para que les pusieran determinada canción.

El ‘podcasting’ y el auge de las emisoras en Internet han favorecido el surgimiento de múltiples propuestas independientes desligadas de la radio tradicional y también han ampliado el panorama de los aficionados a ciertos géneros musicales.

De esta forma, pequeñas comunidades pueden empezar a sentirse identificadas con emisoras virtuales que son menos masivas y más localizadas.
Ejempos exitosos

Un ejemplo de cómo se puede hacer radio en Internet mediante ‘podcasting’ es ‘El expreso del rock’. Esta página, creada por Andrés Durán, quien ya había construido una carrera dentro de la radio tradicional, ofrece programas sobre rock que la gente puede descargar.

La tecnología del ‘podcasting’ ha sido esencial dentro de este proyecto, que empezó en el año 1996. En ese momento, Durán solo podía poner noticias, o subir algunas canciones y armar un conteo, pero no podía transmitir.

Con el paso de los años, empezó a transmitir música en vivo, pues quería que la gente conociera algunos artistas que no tenían espacio dentro de la radio comercial, pero solo lo escuchaban entre 200 y 400 personas, muy pocas para tan grande esfuerzo.

Pero hace unos ocho años empezó a desarrollarse la tecnología del ‘podcasting’, que él comenzó a implementar y la cual sí funcionó. Descubrió, con agrado, que cada programa tenía alrededor de 35 o 40 mil descargas.

Cuando Durán hizo un análisis de por qué la transmisión en vivo no había funcionado y el ‘podcast’ sí, encontró que “para el que me escucha aquí, en este país, es mucho más provechoso invertir mil pesos, entrar un café internet y bajar el ‘podcast’, de tal manera que lo colecciona, lo bota, lo escucha cuando quiera o hace lo que quiera, y no gastarse 80.000 pesos en una banda ancha”.

La conclusión fue que en un país en el que el uso de la banda ancha no es generalizado, escuchar emisoras por Internet con nuevas propuestas no es sencillo, pero el ‘podcast’ puede ayudar. (Caemos en una radio estúpida, grosera y con ridiculización: Tato Sanín)

Otro ejemplo de cómo se pude hacer radio a través del ‘podcasting’ es el de Félix Riaño, conocido en radio como Félix Sant-Jordi, quien, también luego de tener experiencia en la radio comercial, creó la página ‘Rocanrol Búmerang’.

Según él mismo cuenta, “no conozco a nadie que gane dinero en radio web, distinto a Yahoo, LastFm o GrooveShark. Radio 'on air' es caro y creo que solo es útil para las grandes empresas tradicionales, para extender su alcance. Pero se puede hacer ‘podcast’ con menos dinero y más 'roce social' en plataformas como PodOmatic, SoundCloud, Spreaker”.

Él decidió apostarle a este proyecto independiente porque considera que “está finalizando la era del dictador orador, el que solo habla y todos escuchamos: la radio tradicional”.

Además cree que “en la radio tradicional siempre hay presión comercial. Incluso en las culturales y estatales hay promotores de discos y compromisos institucionales que hacen que hasta hoy yo no haya encontrado nada tan libre como la Web. No se prohíbe el punk ni el tango, ni se miden las músicas por masivas o por prioridades de una disquera interesada solo en su negocio”. (La radio juvenil, ¿desparpajada o conservadora).

En contraposición cree que en la radio por Internet se pueden encontrar nuevas voces. “Hay radios en Internet que apuestan a lo mismo que la radio tradicional. Hay radios tradicionales que inundan la Internet con más de lo mismo. Pero hay tantas propuestas en la Web que puedes encontrar también otras voces: voces que no temen perder el puesto o que no se desvelan por ir al bar de moda ni salir en las revistas”, asegura. (Lea: Muchos programas podrían estar basados en premisas erradas)

Latin-Roll, un sitio Web que nació en el año 2006 con el objetivo de convertirse en un referente de la música y de la cultura alternativa en español, es otra experiencia que da luces sobre cómo hacer radio en Internet.

Tanto Jaime Nieto como Sebastián Rojas, sus creadores, detectaron el “vació que existía en la comunicación de propuestas musicales y alternativas de alta calidad tanto en América Latina como en España”.

Por tanto, con su propuesta buscaron “establecer un punto de encuentro y un puente sonoro para su difusión”, sobre todo porque consideraban que “la radio tradicional y comercial en muchísimos casos tiene restricciones editoriales, ya que tiene que cumplir con objetivos de ventas y audiencia potencial”.

Como en los dos casos anteriores, ellos encontraron en el ‘podcasting’ la herramienta más eficaz para llevar su mensaje a la mayor cantidad de gente.

“En el caso de la radio digital, con el ‘podcasting’ se tiene un impacto directo sobre un público absolutamente especifico, algo que en lugar de dispersar y amplificar la información llega directo a quien está buscando estos contenidos y los apropia en su vida cotidiana, además de ser muy sencillos de compartir”, comenta Nieto.

Aunque Nieto considera que la experiencia de escuchar radio ha cambiado a partir de la difusión en Internet, cree que “la esencia sigue siendo la misma: una voz que nos cuenta lo que esta ocurriendo, y ahí es donde la radio tiene que ser conciente de su poder. Es la voz la que va a salvar al medio”.

Lo que sí es innegable es que Internet multiplica la oferta de contenidos, de modo que todo está servido sobre la mesa y si alguien decide buscar cierto programa sobre un género musical no tan popular no tiene que esperar a que lo programen en una emisora, sino que lo encuentra.

Esto no implica que dejen de existir las emisoras tradicionales, que se sintonizan en un dial. Lo que sucede es que quienes no se sientan identificados dentro de estas pueden encontrar otras opciones que estén más cerca de sus intereses o de sus pequeñas comunidades. La oferta está ahí. Es cuestión de buscar.

REDACCIÓN DIARIOADN.CO
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
COMENTARIOS GOOGLE PLUS
COMENTARIOS BLOG